Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Después de unas copas..[Privado] Heid x Ed
Jue Mayo 31, 2012 6:57 pm por Alphonse Heiderich

» Carta al de arriba
Lun Mayo 28, 2012 4:37 pm por Alphonse Elric

» Escape hacia la naturaleza [Privd]
Dom Mayo 27, 2012 5:34 pm por Pride "El pajaro azul"

» A quien del foro
Sáb Mayo 26, 2012 5:04 pm por Edward Elric

» Miente sobre el de arriba
Sáb Mayo 26, 2012 4:58 pm por Edward Elric

» Con quien lo emparejas
Sáb Mayo 26, 2012 4:57 pm por Edward Elric

» Manda a la carcel al de Arriba
Sáb Mayo 26, 2012 4:56 pm por Edward Elric

» Qué piensas del personaje de arriba
Sáb Mayo 26, 2012 4:53 pm por Edward Elric

» Héroe, victima o villano
Sáb Mayo 26, 2012 4:52 pm por Edward Elric

Estación
Staff del Foro
Foros Hermanos
Dangerous Love Hitman World

*Noche de ensueño* (fanfic)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

*Noche de ensueño* (fanfic)

Mensaje por Ainseil el Sáb Sep 19, 2009 3:55 am

Bueeeno.... público mi primera historia aca, es acerca de Ling y su vida antes y durante el viaje a Amestris. Ran Fan y Fu, servidores del príncipe existen, para los que no los conocen y Lee Hoanho es de mi invención.

Advertencia: Es Hard yaoi, si no te gusta, sal de aquí ¬¬, hay chan (adulto, menor) y... será necesario que diga que es para mayores? no, eso va por tu responsabilidad, chico, porque se muy bien que aunque seas menor, no vale la pena que te diga que no debes leerlo si sabes que es el yaoi y te gusta, por algo andas vagando por este foro...

Disclaimer: FMA y todos sus personajes pertenecen a Hiromu Arakawa, quien es la genial inventora de este manga *o*!!! (te amo Arakawa!!!!)

Plisssss! dejen críticas!!!!



Lo que más odiaba era sentarse a recordar ese pasado tan triste y cruel que llevaba aún a cuestas, luego de un año. Y es que era imposible de olvidar, le asediaba cada momento de quietud que, en vez de convertirse en un instante de paz y meditación, se volvía tortuoso, trayéndole esas horribles imágenes una y otra vez, como grabadas a fuego en su maldita memoria.
Tanto odiaba la soledad por su causa, tanto aborrecía el no hablar por estar allí presente; por ello de esa sonrisa tonta que llevaba a cada minuto, que a veces resultaba odiosa y lo hacían parecer un payaso frente a los demás, porque simplemente no quería demostrar que sufría, no quería responder a preguntas incisivas como ese “¿Qué te pasó?”, tan simple se oía, pero tan complejo se volvía al recordarlo.
Justamente ahora, estaba solo y, como siempre, rememorando, con el rostro adusto, con las emociones a flor de piel: tristeza, odio, venganza, suicidio… suicidio… Tan fácil, tan a mano, pero imposible para él, para el futuro Emperador de Xing.
Miraba el atardecer como quien mira a la nada, perdido entre los anales de su mente esquiva, sentado al borde de un alto edificio viejo de la ciudad de Amestris, en donde se hallaba como un inmigrante ilegal. Fu y Ran Fan le habían dejado a solas por petición propia y es que hoy, justamente, necesitaba suspirar y quizá dejar caer algunas lágrimas recordando, no porque fuera un masoquista, sino que, como cree, es una enfermedad contra la que solo se podrá defender creando anticuerpos accediendo a la misma, para finalmente volverse inmune. Eso esperaba, por un año y pretendía lograrlo a toda costa.
Respiró con dificultad, cerrando sus ojos y recibiendo ya las primeras imágenes de los hechos funestos que le habían tocado vivir como príncipe del Clan Yao.

… Flash Back …

-Increíble-murmuró un joven de catorce años, luego de leer un salvoconducto que hace poco había llegado a su mansión- Ha sido mi maestro durante 7 años, no puedo creerlo…

Ling estaba confundido e incrédulo, pues la información que había recibido era detonante para él y toda su comunidad: Su maestro espadachín, Lee Hoanho, hombre respetable debido a su reputación como gran guerrero, era declarado culpable por un extraño caso de asesinato en el clan de origen de su padre, el emperador. Un noble había sido hallado muerto con claras muestras y evidencias de que el señor Hoanho había sido el asesino, por lo que se ordenaba su captura inmediata para ser ajusticiado con pena de muerte. El chico alto y de cabello largo y negro, suspiró digiriendo lo último y luego sonrió:

-Bueno, quizá no es tan raro después de todo-le habló a Ran Fan, su guardia personal, joven de su misma edad, la que lo seguía caminando por los largos pasillos de la casa del príncipe, doceavo heredero al trono- Siempre pensé que era un amargado y que no tardaría en hacer algo poco honorable. Está comprobada su participación en el homicidio así que no dudaré en apresarlo para así tener un camino directo al trono, según favorezca a mi padre.
-¿Acaso piensa ir Usted mismo a enfrentarlo, joven maestro?-preguntó Ran Fan, mirándolo seria- ¿No cree que sería un poco arriesgado? Después de todo, el señor Lee es uno de los mejores espadachines del Xing.
-Y yo soy su mejor alumno, Ran Fan- se giró para enfrentarla, sonriendo como de costumbre- Se dice que el aprendiz solo se conforma totalmente como guerrero cuando se enfrenta a su maestro y logra superarle. Es mi oportunidad para demostrar que soy el mejor postor para heredar el trono de la Nación del Este.
La joven asintió ante el otro.-Está bien, señor. Si Usted desea enfrentarle, yo le escoltaré para ayudarle y protegerle.
-No te permitiré hacer eso-respondió el xinganés con determinación, mientras se acercaba a una enorme ventana y observaba el cielo del atardecer, matizado en colores anaranjados y rojos-Es mi tarea hacerlo solo, no puedo mostrarme como un príncipe digno si uso a mis guardias para todos mis fines. Por esta vez no necesitaré de tus servicios, Ran Fan.
-Pero joven maestro…-replicó la chica sin quitarle la mirada asombrada-No puedo, simplemente mi familia no me perdonaría…
-Es mi orden ahora-le interrumpió confiado- Me encargaré de dejar claro a todos los criados de que fue mi decisión hacerlo, para que no te juzguen.
-Señor…-quiso replicar, pero se contuvo resignada- Esta bien, joven maestro, no le seguiré. Pero, ¿Cómo piensa hallarlo? Después de todo ya hace unos días que estaba desaparecido.
-Recuerda de que hablas con uno de los únicos guerreros que pueden sentir el Ki aunque esté a kilómetros de distancia, es un arte que tengo muy perfeccionada. No tardaré en hallarlo, confía en mi. Saldré airoso del caso y demostraré que soy el Príncipe de Xing más respetable.

----

Y solo pasadas unas horas de búsqueda durante esa misma noche, Ling había logrado dar con el paradero de su antiguo maestro espadachín, el que se hallaba refugiado en un abandonado templo en medio de la nada. Ahora se encontraba frente a él, en medio del patio central de la construcción, que tenía una fuente seca en medio y unos árboles muertos que rodeaban el lugar, que no medía más de unos 20 metros.

-¿Escondiéndose, maestro Lee?-sonrió burlón el joven príncipe del clan Yao, vistiendo con elegantes ropas negras que le daban aspecto refinado. Cruzado de brazos, estaba atento a cualquier movimiento del otro para contestar con su sable si era necesario, el que estaba envainado en su cinto- Tan poco honor tiene que no enfrenta sus culpas.
-¿A qué has venido, príncipe Ling?-el hombre que no superaba los 35 años, se giró para mirarle directamente a sus ojos, acercándosele a paso lento y riendo irónico. Era alto, de piel clara y joven, ojos negros como la noche y cabello castaño cortado en melena lisa, que caía como lluvia torrencial. Solo vestía con una chaqueta azul, pantalones anchos de color gris y sandalias, colgando de su cinto un exquisito sable de plata, regalo expreso del Emperador por reconocerlo como el mejor guerrero hace unos años atrás, ya olvidados, antes de que se convirtiera en un tipo egoísta y vengativo- Estás solo, no siento el ki de tus guardias…
-He venido a capturarte, Lee-respondió con voz grave y sujetando la empuñadura de su arma, alarmado por la cercanía confiada del otro.- He venido a superarte como alumno y a llevarte ante la ley de mi padre para que ruede tu cabeza, asesino.
-Jejejejeje-rió cínicamente- Tratando a tu maestro con tan poco respeto, estoy seguro que no te enseñé a comportarte de esa manera con tu oponente, ni menos con tus mayores.
-Me comporto como se me da la gana con los asesinos, Lee.-su expresión se volvió retadora, sin dejar ningún atisbo de su típica sonrisa.
-A superarme-bufó el mayor, deteniéndose a dos metros de él para desenvainar su sable y ponerse en guardia- Está bien, te daré en el gusto. Veamos que hace el refinado príncipe Yao para ganarle al mejor espadachín de la nación.

Ling también desenvainó su arma y se colocó en posición defensiva. Una brisa helada recorrió el sector, moviendo sutilmente sus cabellos, preludio de una pelea inminente.
Y entonces, el menor se lanzó contra el otro, cortando con determinación gracias a un ágil movimiento, pero su ataque fue hábilmente retenido por Lee, el que no se inmutó en absoluto y solo con una esquivación y un empujón, lo mandó unos metros atrás. Una polvadera se alzó entre ambos, dejándolos sin el sentido de vista, pero los guerreros xinganeses poco dependían de él, por lo que nada detuvo los reiterados choques de hojas afiladas que se sucedieron en cosas de segundos: Ling atacaba sin cesar, y el otro solo se dignaba a esquivar sin moverse demasiado.

-¡Aún sigues siendo un novato!-exclamó el maestro, receptando sin problemas cada ataque del menor-Te cansarás a este paso.
-¡Tú ni siquiera atacas, viejo, eres un cobarde!-respondió enojado sin cesar en sus rápidos movimientos.
-Te aseguro que no querrás que lo haga… y si lo hago, te arrepentirás después.

Con un fuerte sablazo, Lee hizo retroceder unos metros a su antiguo alumno, el que trastabilló tratando de no perder el equilibrio.

-Basta de esto, príncipe idiota, será mejor que vuelvas a refugiarte en tu mansión si no quieres salir herido.

Solo la respiración agitada del menor se oía en la quietud de la alta noche, pues el tanto atacar y solo ser esquivado le era cansador y, a la vez, frustrante. Ya no tenía humor para tomarse este asunto con calma, estaba desesperado por apresar al maldito frente a él, quien ni se inmutaba con la pelea y no se había movido ni un metro de su sitio.

-Te acabaré Lee y seré el emperador de Xing. Escribiré memorias en donde saldrá este heroico capítulo de mi vida: “Cuando el Emperador Ling Yao capturó al mejor espadachín del país con solo 14 años de edad”. ¿Qué te parece?
No recibió respuesta inmediata del otro, más que una mirada retadora.- Ten cuidado que quizá después será un capítulo que querrás olvidar de por vida…-habló después de meditarlo. Algo extraño reflejó su mirada, algo más que solo las malas intenciones de querer asesinar al joven príncipe, mirada que no pasó desapercibida para Ling, pero que tampoco la pudo definir.

Nuevamente el menor volvió atacar. Sablazo, patada, esquivo, patada, patada, defensa… pero aún así, con tanto movimiento, no conseguía ni dañar al otro, el que, en un momento, se agachó para no recibir un corte directo en su cuello y lo atacó por debajo viendo que había dejado indefenso su costado derecho. Un certero corte y luego, un largo salto hacia atrás para ver expectante a Ling, quien dio cuenta bastante tarde de su error y sintió como la afilada hoja de plata se hundió entre sus últimas costillas, hiriéndolo. Con su mano izquierda, el menor palpó la zona afectada por sobre las rasgadas ropas y verificó que estaba sangrando fluidamente.

-Te dije que no desearías que te atacara-rectificó Lee, observándolo irónico.

No quiso responderle más que con otro ataque directo. Salto, esquivo, sablazo, patada, esquivo, sablazo, salto, defensa, retroceso… Ahora sí, su antiguo maestro le atacaba con movimientos suaves, pero cada vez más certeros. Múltiples tajos sangrantes aparecieron en su cuerpo en breves segundo, mientras que él solo logró rajar parte de las ropas del otro y un pequeño corte en su mejilla. Se detuvieron, distanciándose unos metros. Ling respiraba dificultosamente mientras sentía que perdía fuerzas por sus hemorragias, principalmente la de su torso, con la que comprobó que tenía rota una costilla debido a la fuerza con que el otro se lo había propinada anteriormente. Limpió un filo hilo de sangre que corría por su mentón, producto de un codazo recibido.

-¿Qué pasa, Ling? ¿Pierdes fuerzas ya?

Diablos, el maldito se estaba burlando de él y, más encima, tenía razón con lo que le decía. No dudó y se lanzó al combate nuevamente.
Minutos largos pasaron, en donde el suelo del patio se manchaba con gotas de sangre real por doquier, provenientes de sombras rápidas y destellos de plata incesantes que brillaban a la luz de la luna.

-¡No puedes más Ling! ¡Acéptalo!- el mayor se encontraba imperturbable en su posición, sin nada más que rasguños menores que en nada le afectaban.-Terminaré por dar mi golpe de gracia, un ataque certero.

Un nuevo choque entre los cuerpos y los sables, el silbido del viento cortado una y otra vez y, de pronto, un grito y una maldición. Todo se detuvo al instante y dejaba una escena clara: Lee, de pie, observaba sonriente a un Ling tirado en el suelo, sin su sable, el que había saltado unos metros más allá, perdiéndose en la oscuridad.

-Kkkkk…-un quejido se oyó de los labios del menor, el que observaba sus piernas. Mantenía sus mandíbulas apretadas sin poder creer lo que le sucedía, en tanto, se apoyaba en su codo derecho: Lee de verdad le había dado un golpe certero, finos cortes detrás de ambas rodillas, para paralizarle las piernas debido a la rotura de los tendones. Y sin sus piernas, no podía moverse, más que su arma se hallaba lejos.-Mal…. Nacido….-murmuró con voz temblorosa.
-Te dije que te arrepentirías de meterte conmigo, Ling- se acercó al menor y, sin problemas, esquivó cada kunai que le lanzó.- ¿Nada más que solo eso? Y….-con su sable, en rápidos movimientos, cortó las ropas del príncipe, haciendo pedazos cualquier bomba escondida entre ellas e, incluso, partiendo la que el menor en ese momento asía en su mano izquierda para detonarla. –Ahora si que estás indefenso. Me imagino que extrañarás a tu escolta…

Un craso error haber creído que podía con aquel experimentado espadachín, por algo era el mejor de Xing, por algo era tan respetado, y un niño de 14 y con aires de grandeza como él aún no estaba preparado para enfrentarlo. Mierda, estaba perdido…

-Remátame, Lee-habló claramente, mirándolo con profundo odio.
-No pienso hacerlo-respondió sin chistar, enterrando su sable entre los bloques de piedra e inclinándose frente al chico- No asesinaré a un príncipe, no me da la gana. Tengo pensado hacer algo aún mejor.-sonrió misterioso.
-¿Qué…. Pretendes?-preguntó nervioso al ver como el otro lo estudiaba. Sintió, entonces, como una mano del mayor lo tomaba del mentón y alzaba su cabeza, para verlo directamente a los ojos; trató de mantenerse imperturbable.
-Shhhhh, príncipe, es hora de hacerte un hombre…-le susurró tan cerca que pudo sentir su aliento- Tu primera noche… Tu noche de ensueño


avatar
Ainseil

Cantidad de envíos : 105
Fecha de inscripción : 07/09/2009
Localización : Inmigrando ilegalmente desde Xing...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: *Noche de ensueño* (fanfic)

Mensaje por Wrath el Sáb Sep 26, 2009 2:25 am

Porfin lo puedo leer!! esta genial me ha encantado de verdad, espero que pongas la segunda parte, o las partes que tenga, dentro de poco.
No me habia podido pasar antes por falta de tiempo, asi que esta noche me decidi a leer, esta muy bien expresado todo. Me encantan las palabras que has usado para describir, y tambien me encanta todo lo que va sucediendo en la historia. Continualo
avatar
Wrath
Homunculus:Wrath
Homunculus:Wrath

Cantidad de envíos : 200
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Localización : Buscando piedras rojas

Ver perfil de usuario http://alchemist-yaoi.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: *Noche de ensueño* (fanfic)

Mensaje por Ainseil el Miér Sep 30, 2009 1:09 am

Continué solo por tí, Wrath!!!! Gracias por tu comentario...
Siiii! acá, lo se que esperaba del fic! EL LEMON!!!!!!
Ajajajaja ehm.... advertencia: Es yaoi muy hard, nada más que decir.
A disfrutar el fic (y dejen comments, no sean malos conmigo t,t)


Sus labios fueron presionados por los de Lee en un amargo beso, contra el que luchó a toda costa, pero del que no pudo escapar. Tratando de alejarlo sin mucho éxito, abrió sus finos ojos asustado cuando la lengua del otro se entrometió en su boca, lamiéndolo lujuriosamente, mientras ya se ahogaba por la falta de aire. El beso era desesperado y forzoso, doloroso por las mordidas que le proporcionaba, metálico por la sangre que brotaba de sus heridos labios: parecía que el otro le violaba con la boca. Los minutos pasaban y su cabeza le dolía cada vez más, por la repugnancia y la falta de oxígeno, hasta que fue separado con un empujón que lo halló de sorpresa, provocando que no alcanzara a sostenerse y se golpeara la nuca contra el suelo, haciendo que se mareara. Jadeante, trató de volver en sí, en tanto, veía borrosamente como el maestro se posesionaba sobre su delgado cuerpo.

-No…. No te atrevas…-amenazó el menor, pero Lee ni se inmutaba y continuaba con su labor, repeliendo sin dificultad los manotazos que Ling le lanzaba tratando de alejarlo.

Nada podía ya con la lujuria que se había apoderado del mayor, al verlo allí, tan indefenso y vulnerable simplemente habían logrado excitarlo más que nunca. Aquel chico se convertiría en su víctima esa noche, aquel honorable príncipe de Xing.

-Deja de moverte o lo lamentarás, Ling-dijo autoritario, para luego quitarse su cinturón negro y, en un veloz movimiento, atar las manos del otro por sobre su cabeza, logrando incapacitarlo por completo. Ahora, por fin, sería enteramente suyo por un largo rato.

Con un kunai, rajó las ropas del menor, dejándolo desnudo en poco tiempo, mientras trataba de callarlo mediante golpes y cortes pequeños en su inmaculado y joven cuerpo. Los músculos de Ling se marcaban al tratar de luchar una y otra vez, sus venas se veían a través de la blanca piel, que estaba sudorosa por la reciente pelea y el nerviosismo que ahora le atacaba, mezclándose con la sangre que brotaba de sus heridas de cortes limpios por todo su cuerpo. Realmente era una presa llamativa y excitante para ese depredador hambriento que estaba sobre él, manoseándolo sin pudor.

-¡BAAAAAAASTAAAAAAAA! … ¡Basta!.... basta…-la voz del menor perdía intensidad a momentos debido a que empezaba a flaquear frente a la pérdida de sangre.- Ya…. Basta…. Por favor… -ya era suplicante. Él jamás suplicaba a nadie, pues él era un príncipe, pero ahora no importaba nada más que su integridad como hombre que no quería ser abusado de tan vil forma.

Pero las súplicas solo acrecentaban el anhelo de Lee de tener el cuerpo de ese joven bajo suyo. Sus manos pasearon por todo su torso y luego descendieron hasta sus partes íntimas que ya estaban al descubierto, manoseándolas y jugando con ellas, realizando tocaciones desesperadas. Separó las piernas del menor y luego se encaramó sobre él, sosteniéndose sobre su brazo izquierdo al lado de la cabeza del otro, mientras que la mano libre vagó por entre las piernas hasta encontrar su entrada y, sin ningún preámbulo, introducir en ella dos dedos de un tirón.
Un grito ahogado escapó de la garganta del chico al sentir que se hundían como cuchillos en su interior para luego moverse, lastimándolo con sus uñas afiladas. Apretó sus ojos con fuerza, para no dejar escapar ninguna lágrima de dolor, las que se amontonaban deseosas de salir. El tercer dedo lo hizo gemir lastimeramente y se removió desesperado, mientras oía una burlesca carcajada del otro.

-Haz lo que quieras, principito, ya no me detendrás aquí…

De repente, sintió como Lee quitaba sus dedos del interior, dejándole una mínima sensación de alivio, pensando que ya había acabado. Pero no sabía como se equivocaba: aún con sus ojos cerrados, percibió las quemantes manos del otro alrededor de su cintura, alzándolo y volteándolo sin piedad, provocando que se estampara con fuerza sobre el suelo de piedra. Abrió apenas sus ojos, vislumbrando nada más que el suelo y ahogándose con el polvo, tratando de regular su respiración que se apresuró al sentir el ardor de las heridas del combate. Luchó contra la fuerte amarra de sus muñecas, logrando solo lastimárselas, pues ya no tenía las fuerzas suficientes.

-Bien Ling, ya es hora-le susurró en su oído Lee, el que se bajaba el pantalón, dejando ver su enorme y palpitante erección y luego le asía de las caderas, levantándolas para dejar a la vista en ano del chico. Y entonces, el joven supo lo que vendría.
-No….. no por favor…. No lo hagas… te lo suplico… no lo hag… AAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHH!-Gritó a más no poder al ser penetrado brutalmente por el otro y unas lágrimas no tardaron en correr por sus sonrojadas mejillas, muestras de horrible dolor que sentía.

Ya no había dignidad, ya nada le quedaba mas que gemir sonoramente y removerse adolorido, al sentir que se partía en dos por el compás salvaje que Lee llevaba en su interior. Sentía que sus rodillas se lastimaban al rozar contra el áspero suelo y que sus heridas ya no eran nada comparadas con el desgarro que tenía en su músculo anal que era forzado al máximo, logrando que hilos de sangre se derramaran por entre sus piernas, muestra de la denigración que vivía en ese instante.
Minutos de eterno dolor hubo para el chico, que ya lloraba a mares y gemía sin fuerzas, dejando caer su cabeza, cansado, triste, adolorido, sin dignidad. Finalmente, en las últimas embestidas violentas del otro, percibió como un líquido ardiente se derramaba en su interior, última muestra de ese asqueroso y funesto episodio, ya que luego perdió la consciencia por completo, desmayándose.

avatar
Ainseil

Cantidad de envíos : 105
Fecha de inscripción : 07/09/2009
Localización : Inmigrando ilegalmente desde Xing...

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: *Noche de ensueño* (fanfic)

Mensaje por Wrath el Lun Oct 05, 2009 2:58 pm

Waaaaaaaaaaa!! pobre Ling T^T ahora entiendo como se siente el pobrecito. Me ha encantado el fic (si eso es todo =P) y si no tambien, porque esta muy bien escrito.
Espero que subas mas fics si tienes, seria muy agradable leerlos.
avatar
Wrath
Homunculus:Wrath
Homunculus:Wrath

Cantidad de envíos : 200
Fecha de inscripción : 06/09/2009
Localización : Buscando piedras rojas

Ver perfil de usuario http://alchemist-yaoi.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Re: *Noche de ensueño* (fanfic)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.